miércoles, 11 de marzo de 2009

Cruz y memoria histórica

Hace unos días se intentó retirar una cruz dedicada ‘a los muertos caídos por Dios y por España’ situada al lado de la parroquia de San Miguel Arcángel en Mota del Cuervo (Cuenca), en aplicación de la Ley de Memoria Histórica. Algunos sectores políticos y ciudadanos han protestado, y también lo ha hecho el Obispado, arguyendo que la cruz pertenecía a aquella iglesia, y por tanto se beneficiaba de la protección de la que goza el monumento como bien de interés cultural. En contra de esta postura, el alcalde ha alegado que la cruz es de dominio público.

La Ley de Memoria Histórica obliga a retirar símbolos franquistas, que se encuentran adheridos a esta cruz. Tal como se aprecia en la foto, tal vez podrían suprimirse esos símbolos sin retirar la cruz, por las connotaciones laicistas del gesto. La cruz es un símbolo cristiano, pero países de nuestro entorno, como Italia, han decidido que además es portadora de un significado que incluye valores cívicos de la sociedad democrática.

Patrimonio cultural de las confesiones, símbolos religiosos, laicismo. Hay varios aspectos en juego en este caso.

7 comentarios:

MariaGC dijo...

Quizas la cruz sea un simbolo cristiano, pero fue adoptada por el franquismo y la iglesia apoyo a esta dictadura tal y como demuestra esa cruz con el simbolo asi que yo veo normal que se retire la cruz por completo, de hecho, lo veo bien, si la iglesia apoyo a Franco que lo haga con todas sus consecuencias

Lidia S.M. dijo...

En mi opinión yo creo que a pesar de tener símbolos fanquistas y si en su época la iglesia apoyo a este pensamiento, no deben de quitar la cruz porque son por así decirlo monumentos que recuerdan echos y acontecimientos que han pasado en épocas anteriores. No veo necesario por tanto que se quite la cruz entera ya que esta es símbolo cristiano, aunque en definitiva no veo necesario ni que quiten los símbolos franquistas, al igual que vi mal en su momento que ordenaran quitar todas las estatuas de Franco. Porque aunque no esté relacionado con esto, pero al igual que conservamos descubrimientos romanos, porque no conservar estos también.

MaríaGC dijo...

No se, supongo que porque el franquismo es mas reciente y hace más daño el recuerdo, aún asi he de decir que no me importa en realidad si la quitan o no pero creo que lo justo es que la quiten ya que es un simbolo de la represión franquista y pueden sustituirla por otra totalmente cristiana, sin connotaciones políticas

Antonio Cobo Ortega dijo...

En mi opinión he de decir que los imbolos franquistas deberían de estar en un museo para que el que quiera ir a verlos pueda hacerlo sin molestar a los demás. También he decir que debido a un tema de gran sensibilidad social hay que tener cuidado al mostrar nuestras opiniones ya que tanto maria como lidia tienen opiniones antagonicas... A la notiia le ha faltado decir que el alcalde del pueblo es de izquierda unida y hay que pensar si hubiera ocurrido lo mismo si éste fuera del pp o del psoe... Algunos por tener dos minutos de fama hacen lo que sea. En conclusión soy de la opinión de que los simbolos franquistas a un museo, pero que un pequeño simbolo franquista en una cruz de una iglesiano creo que haga mal a nadie.
He decir a maria que no toda la iglesia apoyo a franco, puesto que tambien habia sacerdotes de izquierdas, ademas no hace mal a nadie tener un recordatorio a los caidos por ESPAÑA, sean de un bando u otro, mas que todo para recordarnos de donde venimos....

MaríaGC dijo...

Si Antonio, algunos curas apoyarón a la izda, pero la postura de la iglesia no era esa, y como he dicho antes, es algo de poca trascendencia, yo creo que la ley de memoria histórica está un poco exagerada, pero comó he dicho antes, me es indiferente lo que hagan con la cruz pero tampoco es que la cruz en cuestión sea una obra de arte que haya que exhibir en un museo, de echo es bastante fria, creo que con eliminar el simbolo en si y hacer que se honre a los muertos de ambos bandos estaría todo solucionado

Ángel dijo...

Bueno, dejemos la discusión aquí. En clase ya aclararemos un poco el tema histórico.

Para todos: cuidado con la ortografía.

Miguel García Torrús. Grado en Derecho Grupo B. dijo...

Memoria Histórica. Memoria Histórica Selectiva. Triste Memoria Histórica Selectiva.

La Ley de la Memoria Histórica es algo que me resulta muy difícil de encajar, algo que considero de una hipocresía rocambolesca. En primer lugar, ya el nombre de la ley resulta equívoco: debería llamarse Ley de la Memoria Histórica desde 1936 a 1975, ya que como se expone en el propio texto legal, su contenido hace referencia al período conformado por la Guerra Civil y la dictadura franquista. Copio de la página del Ministerio de Justicia el objeto de la ley.
1. La presente Ley tiene por objeto reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia, por razones políticas, ideológicas, o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura, promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar, y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.
2. Mediante la presente Ley, como política pública, se pretende el fomento de los valores y principios democráticos, facilitando el conocimiento de los hechos y circunstancias acaecidos durante la Guerra civil y la Dictadura, y asegurando la preservación de los documentos relacionados con ese período histórico y depositados en archivos públicos.

Parece incoherente tratar de suprimir elementos que forman parte de nuestra historia. Olvidar la historia es uno de las peores acciones que puede llevar a cabo un pueblo. La historia tiende a repetirse y la única manera de evitar desenlaces fatales es conocer lo que ocurrió antes, saber cómo se actuó, y de ese conocimiento surgirá la guía que nos conducirá al camino correcto para no volver a caer en el temible error.
Quede claro, que en la Guerra Civil se produjeron enormes barbaridades, por ambos bandos, nacionales y republicanos. Unos y otros cometieron actos reprobables y rechazables en todos los sentidos.
Veo otro problema en la ley, por lo que vuelvo a corregir su nombre: Ley Parcial de la Memoria Histórica desde 1936 hasta 1975. Casi a diario observamos como retiran estatuas, crucifijos, cambian nombres a las calles de militares nacionales por valores humanos… Pero poco se habla de los incendios y atroces asaltos cometidos contra la Iglesia y sus fieles, nada se habla de Paracuellos del Jarama… Nos cegamos en juzgar a los muertos y olvidamos juzgar a los vivos.
La Guerra Civil y la Dictadura sumaron un aciago capítulo en la crónica negra de la Historia de España y con esta ley no se hace más que reavivar la semilla del odio. Triste espada es el tiempo que nos corta las heridas pero a veces no nos hace olvidar. Más triste son las llamas que se empeñan en mantener vivo el incendio de la memoria, haciendo daño, quemando vida.
Pero aunque duela, la memoria no puede encerrarse en una caja de caudales y enterrarse bajo tierra. Sería un caso de amnesia histórica, lamentable y peligrosa. Puestos a ello, a desarrollar el pie de la letra la ley, deberíamos quitar la paga del 18 de julio (día del alzamiento nacional) y derruir todos los pantanos (obra prototípica y faraónica del caudillo) y por qué no derruir el Santiago Bernabeu, estadio icónico del equipo favorito del dictador. Puestos a llevar la cosa a rajatabla, allá vamos. This is madness!
Leyenda triste, eso sin duda. No podemos olvidarla. Memoria Histórica no. Pero en cualquier caso, si la hay, que sea para todos.
Aleluya para hoy: “Quitamos las cruces porque lo que hizo Franco no es humano, pero eso sí, no quitamos ni un pantano” Vale.